Menu Close

¿Por qué se quedan?

Barreras para dejar una relación abusiva

 Es la pregunta más frecuente sobre víctimas de violencia doméstica. "¿Por qué se quedan?" Los familiares, amigos, compañeros de trabajo y profesionales de la comunidad que intentan comprender las razones por las cuales una víctima de violencia doméstica no ha dejado a la pareja abusiva a menudo se sienten perplejos y frustrados. Algunas víctimas de violencia doméstica dejan a sus parejas violentas, mientras que otras pueden irse y regresar en diferentes puntos a lo largo de la relación abusiva. Dejar una relación violenta es un proceso, no un evento. Muchas víctimas no pueden simplemente "recoger e irse" porque tienen muchos factores a considerar. Para comprender la naturaleza compleja de terminar una relación violenta, es esencial observar las barreras y los riesgos que enfrentan las víctimas cuando consideran o intentan irse.

Las barreras individuales, sistémicas y sociales que enfrentan las víctimas de violencia doméstica incluyen:

Temor. Los perpetradores comúnmente amenazan para encontrar víctimas, infligir daño o matarlos si terminan la relación. Este miedo se convierte en una realidad para muchas víctimas que son acosadas por su pareja después de irse. También es común que los abusadores busquen o amenacen con buscar la custodia exclusiva, denuncien abuso infantil o secuestros a los niños. Históricamente, ha habido una falta de protección y asistencia por parte de las fuerzas del orden, el sistema judicial y las agencias de servicio social encargadas de responder a la violencia doméstica. Las deficiencias en el sistema y el fracaso de los esfuerzos pasados de las víctimas de violencia doméstica en busca de ayuda han llevado a muchos a creer que no estarán protegidos del abusador y que estarán más seguros en el hogar. Si bien queda mucho por hacer, existe una tendencia creciente de mayor protección legal y apoyo comunitario para estas víctimas.

• Aislamiento. Una táctica efectiva que los abusadores usan para establecer el control sobre las víctimas es aislarlas de cualquier sistema de apoyo que no sea la relación íntima primaria. Como resultado, algunas víctimas desconocen los servicios o las personas que pueden ayudar. Muchos creen que están solos al lidiar con el abuso. Este aislamiento se profundiza cuando la sociedad los etiqueta como "masoquistas" o "débiles" por soportar el abuso. Las víctimas a menudo se separan de sus amigos y familiares porque se avergüenzan del abuso o quieren proteger a otros de la violencia del abusador.

Dependencia financiera. Algunas víctimas no tienen acceso a ningún ingreso y se les ha impedido obtener educación o empleo. Las víctimas que carecen de habilidades laborales viables o educación, transporte, guardería asequible, vivienda segura y beneficios de salud enfrentan opciones muy limitadas. La pobreza y los servicios de apoyo económico marginal pueden presentar enormes desafíos a las víctimas que buscan seguridad y estabilidad. A menudo, las víctimas se encuentran eligiendo entre personas sin hogar, viviendo en comunidades empobrecidas e inseguras, o regresando a su pareja abusiva.

• Culpa y vergüenza. Muchas víctimas creen que el abuso es su culpa. El autor, la familia, los amigos y la sociedad a veces profundizan esta creencia al acusar a la víctima de provocar la violencia y echarle la culpa de no prevenirla. Las víctimas de la violencia rara vez quieren que sus familiares y amigos sepan que su pareja las maltrata y temen que las personas las critiquen por no abandonar la relación. Las víctimas a menudo se sienten responsables de cambiar el comportamiento abusivo de su pareja o cambiarse a sí mismas para que el abuso cese. La culpa y la vergüenza pueden sentirse especialmente por aquellos que no son comúnmente reconocidos como víctimas de violencia doméstica. Esto puede incluir hombres, gays, lesbianas y parejas de personas en profesiones visibles o respetadas, como el clero y la policía.

• Deterioro emocional y físico. Los abusadores a menudo usan una serie de estrategias psicológicas para romper la autoestima y la fuerza emocional de la víctima. Para sobrevivir, algunas víctimas comienzan a percibir la realidad a través del paradigma del abusador, se vuelven emocionalmente dependientes y creen que no pueden funcionar sin su pareja. Los efectos psicológicos y físicos de la violencia doméstica también pueden afectar el funcionamiento diario y la estabilidad mental de la víctima. Esto puede hacer que el proceso de abandonar y planificar la seguridad sea un desafío para las víctimas que pueden estar deprimidas, lesionadas físicamente o suicidas. Las víctimas que tienen una discapacidad física o del desarrollo son extremadamente vulnerables porque la discapacidad puede agravar su dependencia emocional, financiera y física de su pareja abusiva.

• Sistema de creencias individual. Los valores personales, familiares, religiosos y culturales de las víctimas de violencia doméstica se entrelazan con frecuencia en sus decisiones de abandonar o permanecer en relaciones abusivas. Por ejemplo, las víctimas que tienen fuertes convicciones con respecto a la santidad del matrimonio no pueden ver el divorcio o la separación como una opción. Sus creencias religiosas pueden decirles que el divorcio es "incorrecto". Algunas víctimas de violencia doméstica creen que sus hijos aún necesitan estar con el delincuente y que el divorcio les será emocionalmente perjudicial.

• Esperanza. Como la mayoría de las personas, las víctimas de violencia doméstica se dedican a sus relaciones íntimas y con frecuencia se esfuerzan por hacerlas sanas y amorosas. Algunas víctimas esperan que la violencia termine si se convierten en la persona que su pareja quiere que sean. Otros creen y tienen fe en las promesas de cambio de su pareja. Los perpetradores no son "todos malos" y tienen cualidades positivas y negativas. El "lado bueno" del abusador puede dar a las víctimas razones para pensar que su pareja es capaz de ser amable, amable y no violenta.

Servicios comunitarios y valores sociales. Para las víctimas que están preparadas para irse y quieren protección, hay una variedad de barreras institucionales que hacen que escapar del abuso sea difícil y frustrante. Las comunidades que tienen recursos inadecuados y servicios limitados de defensa de víctimas y cuya respuesta al abuso doméstico es fragmentada, punitiva o ineficaz no pueden proporcionar soluciones realistas o seguras para las víctimas y sus hijos.

Obstáculos culturales. La falta de servicios culturalmente sensibles y apropiados para las víctimas de color y las personas que no hablan inglés plantea barreras adicionales para abandonar las relaciones violentas. Las poblaciones minoritarias incluyen afroamericanos, hispanos, asiáticos y otros grupos étnicos cuyos valores y costumbres culturales pueden influir en sus creencias sobre el papel de hombres y mujeres, las relaciones interpersonales y la violencia de pareja. Por ejemplo, el valor cultural hispano del "machismo" respalda la creencia de algunos hombres latinos de que son superiores a las mujeres y el "jefe de su hogar" en la determinación de las decisiones familiares. El "machismo" puede hacer que algunos hombres hispanos crean que tienen el derecho de usar conductas violentas o abusivas para controlar a sus parejas o hijos. A su vez, las mujeres latinas y otros miembros de la familia o la comunidad pueden excusar el comportamiento violento o controlador porque creen que los esposos tienen la máxima autoridad sobre ellas y sus hijos.

Los ejemplos de servicios culturalmente competentes incluyen ofrecer traducción escrita de materiales de violencia doméstica, proporcionar traductores en programas de violencia doméstica e implementar estrategias de intervención que incorporen valores, normas y prácticas culturales para abordar de manera efectiva las necesidades de las víctimas y los abusadores. La falta de servicios culturalmente competentes que no incorporan cuestiones de cultura e idioma puede presentar obstáculos para las víctimas que desean escapar del abuso y para intervenciones efectivas con los perpetradores de violencia doméstica. Los familiares, amigos y miembros de la comunidad bien intencionados también pueden crear presiones adicionales para que la víctima "haga que las cosas funcionen".

es_MXSpanish
en_USEnglish es_MXSpanish