Menu Close

El impacto de la violencia doméstica en las víctimas

El impacto de la violencia doméstica en las víctimas

Como con cualquier persona que haya sido traumatizada, las víctimas demuestran una amplia gama de efectos de la violencia doméstica. El comportamiento abusivo del autor puede causar una variedad de problemas de salud y lesiones físicas. Las víctimas pueden requerir atención médica por lesiones inmediatas, hospitalización por asaltos severos o atención crónica por problemas de salud debilitantes como resultado de los ataques físicos del autor. Los efectos físicos directos de la violencia doméstica pueden variar desde pequeños rasguños o hematomas hasta fracturas de huesos o enfermedades de transmisión sexual como resultado de la actividad sexual forzada y otras prácticas. Los efectos físicos indirectos de la violencia doméstica pueden variar desde dolores de cabeza o dolores de estómago recurrentes hasta problemas de salud graves debido a la atención médica o medicamentos retenidos.
Many victims of abuse make frequent visits to their physicians for health problems and for domestic violence-related injuries. Unfortunately, research shows that many victims will not disclose the abuse unless they are directly asked or screened for domestic violence by the physician. It is imperative, therefore, that health care providers directly inquire about possible domestic violence so victims receive proper treatment for injuries or illnesses and are offered further assistance for addressing the abuse.

El impacto de la violencia doméstica en las víctimas puede ocasionar problemas de salud mental agudos y crónicos. Algunas víctimas, sin embargo, tienen antecedentes de enfermedades psiquiátricas que pueden verse exacerbadas por el abuso; otros pueden desarrollar problemas psicológicos como resultado directo del abuso. Los ejemplos de los efectos emocionales y conductuales de la violencia doméstica incluyen muchas respuestas comunes para enfrentar el trauma, tales como:

Retraimiento emocional
• Negación o minimización del abuso.
• Impulsividad o agresividad.
• Aprensión o miedo.
• impotencia
• Ira
• Ansiedad o hipervigilancia
• Alteración de los patrones de alimentación o sueño.
• Abuso de sustancias
• depresión
• suicidio
• Trastorno de estrés postraumático

Algunos de estos efectos también sirven como mecanismos de supervivencia para las víctimas. Por ejemplo, algunas víctimas recurren al alcohol para disminuir el dolor físico y emocional del abuso. Desafortunadamente, estos mecanismos de afrontamiento pueden servir como barreras para las víctimas que desean ayuda o desean abandonar sus relaciones abusivas. Los psiquiatras, psicólogos, terapeutas y consejeros que brindan pruebas de detección, evaluación integral y tratamiento para las víctimas pueden servir como el catalizador que los ayuda a abordar o escapar del abuso.

La crianza de los hijos y la víctima

Investigaciones emergentes indican que los efectos nocivos de la violencia doméstica pueden influir negativamente en los comportamientos parentales. Los padres que sufren abuso pueden experimentar niveles de estrés más altos, lo que a su vez puede influir en la naturaleza de su relación y las respuestas a sus hijos. Las víctimas que están preocupadas por evitar ataques físicos y sobrellevar la violencia enfrentan desafíos adicionales en sus esfuerzos por brindar seguridad, apoyo y cuidado a sus hijos. Desafortunadamente, algunas víctimas de violencia doméstica no están disponibles emocional o físicamente para sus hijos debido a lesiones, agotamiento emocional o depresión.

Los estudios han encontrado que las víctimas de violencia doméstica tienen más probabilidades de maltratar a sus hijos que aquellos que no son maltratados por sus parejas. En algunos casos, las víctimas que usan la fuerza física o técnicas de disciplina inapropiadas están tratando de proteger a sus hijos de formas potencialmente más severas de violencia o disciplina por parte del abusador. Por ejemplo, una víctima de violencia doméstica podría abofetear al niño cuando el abusador amenaza con dañarlo si el niño no está callado. Aparentemente, los comportamientos negligentes de la víctima también pueden ser un resultado directo de la violencia doméstica. Esto se ilustra cuando el abusador evita que la víctima lleve al niño al médico o a la escuela porque las lesiones de la víctima adulta revelarían el abuso.

La mayoría de las víctimas de violencia doméstica no son padres malos, ineficaces o abusivos, pero los investigadores señalan que la violencia doméstica es uno de los múltiples factores estresantes que pueden influir negativamente en la crianza de los hijos. Sin embargo, muchas víctimas, a pesar del abuso continuo, son padres solidarios que fomentan el impacto de la exposición de sus hijos a la violencia doméstica. Dado el impacto de la violencia en los comportamientos parentales, es beneficioso que las víctimas reciban servicios que alivien su angustia para que puedan apoyar y beneficiar a los niños.

Estrategias que las víctimas usan para protegerse a sí mismas y a sus hijos

Las estrategias de protección que con frecuencia recomiendan los familiares, amigos y proveedores de servicios sociales incluyen contactar a la policía, obtener una orden de restricción o buscar refugio en la casa de un amigo o pariente o en un refugio de violencia doméstica. Por lo general, se supone que estas sugerencias son exitosas para mantener a las víctimas y sus hijos a salvo de la violencia. Sin embargo, es crucial recordar que, si bien estas estrategias pueden ser efectivas para algunas víctimas de violencia doméstica, pueden ser opciones poco realistas e incluso peligrosas para otras víctimas. Por ejemplo, obtener una orden de restricción puede ser útil para disuadir a algunos perpetradores, pero puede hacer que otros perpetradores se vuelvan cada vez más abusivos y amenazantes. Dado que estas recomendaciones son concretas y observables, tienden a tranquilizar a las personas de que la víctima de violencia doméstica está tomando medidas activamente para abordar el abuso y estar a salvo, incluso si crean riesgos adicionales. Además, estas opciones solo abordan la violencia física en la vida de la víctima. No abordan los desafíos económicos o de vivienda que la víctima debe superar para sobrevivir, ni proporcionan la seguridad emocional y psicológica que las víctimas necesitan. Por lo tanto, las víctimas a menudo sopesan los riesgos "generados por el perpetrador" versus los riesgos "generados por la vida" cuando intentan tomar decisiones y encontrar seguridad.

Typically, victims do not passively tolerate the violence in their lives. They often use very creative methods to avoid and deescalate their partner’s abusive behavior. Some of these are successful and others are not. Victims develop their own unique set of protective strategies based on their past experience of what is effective at keeping them emotionally and physically protected from their partner’s violence. In deciding which survival mechanism to use, victims engage in a methodical problem-solving process that involves analyzing: available and realistic safety options; the level of danger created by the abuser’s violence; and the prior effectiveness and consequences of previously used strategies. After careful consideration, victims of domestic violence decide whether to use, adapt, replace, or discard certain approaches given the risks they believe it will pose to them and their children. 

Los ejemplos de estrategias de protección adicionales que las víctimas usan para sobrevivir y protegerse incluyen:

Cumplir, aplacar o coludir con el perpetrador;
• Minimizar, negar o negarse a hablar sobre el abuso por temor a empeorarlo;
• Dejar o permanecer en la relación para que la violencia no se intensifique;
• Luchar o desafiar a la abusadora;
• Enviar a los niños a la casa de un vecino o familiar;
• Participar en comportamientos manipuladores, como mentir, como una forma de sobrevivir;
• Negarse o no seguir con los servicios para evitar enojar al abusador;
• Usar o abusar de sustancias como un "escape" o para adormecer el dolor físico;
• Mentir sobre la actividad criminal del abusador o el abuso de los niños para evitar un posible ataque;
• Intentar mejorar la relación o buscar ayuda para el autor.

Si bien estas estrategias de protección actúan como mecanismos de supervivencia y supervivencia para las víctimas, con frecuencia son mal interpretadas por laicos y profesionales que ven el comportamiento de la víctima como poco cooperativo, ineficaz o negligente. Debido a que las víctimas están muy familiarizadas con el patrón de comportamiento de su pareja, pueden ayudar al trabajador social a desarrollar un plan de seguridad que sea efectivo tanto para la víctima como para los niños, especialmente cuando exploran opciones que no se habían considerado anteriormente.

En situaciones en las que ciertas estrategias de afrontamiento tienen efectos adversos, como el uso de drogas para adormecer el dolor, es crucial que los proveedores de servicios ofrezcan apoyo y orientación adicionales que ofrezcan soluciones positivas a las víctimas de violencia doméstica. Una comprensión cuidadosa de los enfoques únicos utilizados por las víctimas de violencia doméstica para garantizar su seguridad ayudará a los profesionales de la comunidad y a los proveedores de servicios a responder de manera más efectiva a sus necesidades.
intervene. Some perpetrators do acknowledge to the victim that the abusive behavior is wrong, but then plead for forgiveness or make promises of refraining from any future abuse. Even in situations such as this, the perpetrator commonly minimizes the severity or impact of the abuse.

Es igualmente importante reconocer que los abusadores también poseen cualidades positivas. Hay abusadores que se arrepienten, aceptan la responsabilidad de su violencia y eventualmente detienen su comportamiento abusivo. Los perpetradores no son necesariamente personas "malas", pero su comportamiento abusivo es inaceptable. Algunos perpetradores tienen historias de la infancia donde fueron abusados física o sexualmente, descuidados o expuestos al abuso doméstico. Algunos sufren de abuso de sustancias y problemas de salud mental. Todos estos factores pueden influir en su funcionamiento psicológico y contribuir a la complejidad y severidad del comportamiento abusivo. Los perpetradores necesitan apoyo e intervención para poner fin a su comportamiento violento y cualquier problema adicional que agrava su comportamiento abusivo. A través de intervenciones especializadas, servicios comunitarios y sanciones, algunos abusadores pueden cambiar y volverse no violentos.

Indicadores de peligro

Los delincuentes de violencia doméstica perpetran diferentes niveles de violencia y tipos de abuso. Algunos abusadores rara vez usan violencia física, mientras que otros atacan a sus parejas diariamente. Hay perpetradores que solo abusan de los miembros de la familia y otros que son violentos con una variedad de personas. Hay abusadores que tienen más probabilidades de infligir lesiones graves o convertirse en homicidas. Algunos con frecuencia degradan a la víctima, mientras que otros rara vez, si alguna vez, implementan esa táctica en particular.

Es fundamental que los profesionales y proveedores de servicios comunitarios que intervienen en casos de violencia doméstica participen en una evaluación exhaustiva y continua del nivel de peligrosidad del autor. Evaluar esta peligrosidad implica identificar indicadores de riesgo que reflejen la capacidad de continuar perpetrando violencia severa. Aunque no se pueden predecir los homicidios de violencia doméstica o las agresiones graves, existen varios factores de riesgo que ayudan a determinar la probabilidad de que las formas graves de violencia sean inminentes. 

Cuanto mayor sea el número o la intensidad de los siguientes indicadores, es más probable que ocurra un ataque grave o potencialmente mortal:

Amenazas o pensamientos de homicidio y suicidio;
• Posesión o acceso a armas;
• Uso de armas de manera amenazante o intimidante;
• Celos u obsesión extremos con la víctima;
• Ataques físicos, amenazas verbales y acecho durante una separación o divorcio;
• Secuestro o toma de rehenes;
• Agresión sexual o violación;
• Incidentes abusivos previos que resultaron en lesiones graves;
• Historia de violencia con parejas e hijos anteriores;
• Psicopatología o abuso de sustancias.

Los factores anteriores representan un riesgo sustancial para las víctimas de violencia doméstica y posiblemente para sus hijos. También es importante solicitar la evaluación de la víctima de la peligrosidad del abusador. Los perpetradores extremadamente peligrosos pueden ser amenazas de seguridad para las personas involucradas en la vida de la víctima, las personas que intentan ayudar o los niños. Es crucial que los profesionales de la comunidad que trabajan con familias violentas incorporen estos indicadores de riesgo en sus evaluaciones e intervenciones porque no hacerlo puede comprometer seriamente la vida de todos los involucrados.


es_MXSpanish
en_USEnglish es_MXSpanish